jueves, 6 de febrero de 2014

2- “Desaprendiendo de nuestra historia reciente en materia de nutrición infantil… porque algo debemos estar haciendo muy mal”



         Efectivamente, algo debemos estar haciendo mal…ese algo podría ser solo un detalle, un matiz no demasiado importante, si la prevalencia de casos de obesidad infantil hubiera aumentado en un porcentaje razonable (un 10% o un 20% por ejemplo), pero lo malo es que  la dichosa prevalencia se ha cuadruplicado (¡Ha aumentado un 300 % !)… ¡¡ Y en sólo 10-15 años !! (recordemos: 1986 un 6%, año 2000 un 14%, año 2012 un 20%)… Y lo que debería resultarnos aún más fascinante… anteriormente ese porcentaje de niños obesos había permanecido constante muchííííísimo tiempo (¿alguien sabe si cuando se alargan las “is” en una palabra siguen acentuándose? Incógnita tras incógnita en este blog…).

Me centro.  Cuando esto ha dado semejante vuelco es porque no es un detallito lo que hacemos mal. Probablemente sea un fallo muy gordo, muy genérico, es como si la idea global que tenemos de lo que engorda y de lo que adelgaza estuviera equivocada… como si estuviera casi al revés… No creo que esto se deba a por ejemplo que ahora vayamos más a menudo que en los años 80 a sitios de comida rápida (fast-food que dirían al otro lado del charco), porque eso seguimos haciéndolo de cuando en cuando (una vez al mes o cada quince días o tal vez cada semana como mucho, pero nunca de forma cotidiana)… también es cierto que habría que aclarar qué es y qué no es “un sitio de comida rápida”… un cumpleaños multitudinario con perrito caliente, patatas, tarta y “chuches” masivas a la salida, ¿es un sitio de comida rápida al estilo de cierta marca de hamburgueserías o de pizzerías, etc. ,… o es una fiesta entrañable? ¡ En EEUU esa marca de hamburguesería en que todos estáis pensando abrió sus puertas allá por los años 50… y la bebida, que ya los soldados estadounidenses se llevaban a las segunda guerra mundial y cuyos colores dicen que tomó prestados para su traje Papá Noel, es de 1919 nada menos ! Y he de instruiros que la epidemia de Obesidad en EEUU empezó muuuuchos años después, por 1975 (de un modo muy brusco y casi súbito yo diría). Hasta entonces parece que ir a sitios de comida rápida y tomar “bebida dulce y carbonatada de colores navideños” era algo que los cuerpos de los estadounidenses habían tolerado muy bien.

¡CURIOSO!: Repentino y abrupto inicio en 1970- 75 de la epidemia de Obesidad Infantil en EEUU. La grafica llega hasta el 11 % de niños obesos en 1994 dede el 4-5% basal en los años 60 (entonces incluso tenían menor tasa que nosotros) pero ha seguido subiendo vertiginosamemte hasta el 40 % actual !!



Como veréis, no se puede analizar ninguna epidemia de obesidad que se precie sin analizar primero la que empezó todo en este planeta nuestro; la que asola EEUU, la que hace que hoy su esperanza de vida media esté - por primera vez en la historia – empeorando (hay motivos mas que suficientes para pensar que por vez primera los hijos vivirán peor y menos tiempo que sus padres). He saltado a ese enorme experimento accidental, que parece querer averiguar hasta qué punto la alimentación puede producir obesidad en humanos, que es el modo de alimentación propio de  EEUU, para estudiar el caso ese gran país,… grande sobre todo, de hecho una nación donde actualmente casi el 60% de la población tiene sobrepeso u obesidad más vale que tenga espacio… ¡Y que obesidades! Yo he estado en el sur de EEUU y, creedme,  ¡A quien aquí llamamos obeso allí tiene un tipín! De hecho, como veis en esta gráfica que compara el IMC (Indice de Masa Corporal) de niñas españolas de los años 80 (población de Bilbao), en color gris, con el de niñas estadounidenses del año 2000 (en color rosa), si nos fijamos en una niña de 17 años con un IMC de 25, aquí ya se la consideraría obesa por empezar a salirse de los limites estadísticos de normalidad para su edad y sexo, mientras que en USA aún podría engordar muchos kilos y llegar hasta un IMC de 32 (lo que aquí ya rondaría el grado de obesidad mórbida y empezaría a ser candidato a cirugía) para que empezaran a considerarla obesa… Dicho de otro modo, como la población estadounidense ha engordado tanto y de modo tan generalizado, ya no vale como población de referencia para ver si alguien está o no gordo… para ello lo adecuado sería comparar con población de EEUU de antes de los años 70, cuando aun dicha población no había enfermado de obesidad (por cierto, espero que hagan eso cuando actualizan datos allí, porque como usen sus curvas de “normalidad” actuales, vamos listos… entonces aún serían muchos más los obesos reales que ese 60%).

La misma adolescente de 17 años aqui en 1980 se consideraría obesa y en EEUU en el año 2000 se consideraría normal !!!

PD.- Por cierto,…¡Hagan juego! ¿Alguien sabe, ya que esto va de analizar e investigar, qué famoso personaje dijo una vez… “si quitamos lo imposible, lo que nos queda ha de ser forzosamente la verdad”? (No valen los conocidos y familiares que ya lo sepáis porque me lo hayáis oído contar a mí). A ver si con preguntitas de estas consigo que alguien de los que habéis empezado a seguirme hagáis algún comentario u observación escrita en el blog… me siento sólo; si hay alguien al otro lado,… si me queréis…¡manifestarse, por favor!! … Y si es algo sobre obesidad y nutrición (insisto, que no me hayáis oído a mi antes mis conocidos y amigos) tampoco pasaría nada.


Próxima entrada - “La magnitud del problema en cuestión; el caso de EEUU y el modelo a no  seguir”



10 comentarios:

  1. Muy bueno este segundo articulo. como yo de vez en cuando hablo contigo no dare la soucion.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Para mi que me ha quedado mas rollero que el primero, pero buscaba remarcar tres ideas claves, que EEUU estaba igual o mejor que nosotros antes y que el cambio fue muy brusco y rápido, así como que es un "problemón sanitario" tan grave que incluso sus gráficas de población de referencia han quedado invalidadas para cumplir su misión... ambas cosas luego han ocurrido aquí igual.

      Eliminar
  2. Jajaja estamos contigo Miguel Ángel, te seguiremos para q nos sigas contando la verdad ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda. Solo sera "mi verdad". Y se supone que la deduciréis vosotros con los datos que os vaya poniendo delante... sólo así podrá ser también la vuestra. Gracias por estar ahí.

      Eliminar
  3. Enhorabuena Miguel Angel,
    de aqui al estrellato :-)
    Me sumo a tus seguidores: Sherlock Holmes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Premio para el caballero !!... o señorita... porque el sexo de ABC me es ajeno... la frase es del gran Sherlock, mi querido Watson

      Eliminar
  4. Como experto en el desconocimiento de la nutrición...y de la medicina en general... sólo puedo felicitarte, pues me ha resultado muy interesante el artículo.
    Extrañamente me ha entrado apetito, pero estos "desarreglos" espero poder ir manejándolos mejor gracias a tu Blog.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Dentro de tu basta (con "b") ignorancia en este campo, valoro mucho tu contribución... Gracias por estar ahí ahora y en general siempre

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante, me he quedado con ganas de saber más. Y de saber si tendrá algo que ver la famosa pirámide nutricional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo a su debido tiempo y, a su tiempo, todo como es debido, mi querido amigo/a

      Eliminar