viernes, 14 de febrero de 2014

3- “La magnitud del problema en cuestión; el caso de EEUU y el modelo a no seguir”(primera parte)

              Bueno, la magnitud del problema de la obesidad deriva de que va más allá de la obesidad misma y por eso es tan grave precisamente, porque es una enfermedad que genera o agrava o contribuye a otras enfermedades secundarias. Las personas obesas tienen muchos y variados problemas de salud derivados de estar obesos y de hecho se mueren antes y lo que es peor aún, mientras viven, tienen peor calidad de vida. Afecta al plano psicológico (problemas de autoestima, depresión, labilidad emocional, anorexia nerviosa o bulimia, insomnio, fobia social, conductas de autoaislamiento...) y al plano físico; ambos luego están interrelacionados y se cierra el círculo vicioso (ejemplo: el niño se ve gordo y torpe, siente que se burlan de él, rechaza el deporte y, al no hacer deporte, aun engorda más, aun se autoexcluye más... y vuelta a empezar). A nivel físico el riesgo y el daño es tan generalizado que para no dejarme nada, necesito seguir un esquema corporal de arriba a abajo:

              - Cabeza y Sistema Nervioso: Además de todo lo psicológico y/o psiquiátrico ya citado...Más riesgo de cefaleas ("pseudotumor cerebri" o no), de accidentes cerebro-vasculares (trombosis y/o embolias cerebrales), de molestias cervicales...

              - Aparato respiratorio: Más riesgo de asma y alergias varias, de síndrome de apnea nocturna, intolerancia al ejercicio, ...

              - Aparato cardio-circulatorio: Más riesgo de enfermedad coronaria (infarto de miocardio o angina de pecho) , mayor inflamación de la placa de ateroma (inestabilidad de la arteriosclerosis que pudiera haber), más riesgo de trombosis y embolias, de varices, ...

           - Aparato digestivo: Más riesgo de piedras en la vesícula biliar, hígado graso, reflujo gastroesofágico, infarto de la grasa mesentérica (la que envuelve los intestinos)...

         - Sistema endocrino: Alteraciones de los lípidos (grasas) en sangre como descenso del HDL-colesterol ("el bueno") y aumento de los Triglicéridos, Diabetes Mellitus tipo 2 (con resistencia a la insulina  y exceso de ésta en sangre desde muchos años antes de  que aparezca la Diabetes),  alteraciones en la cronología de la pubertad (la cual se adelanta y condiciona que luego el estirón de talla puberal sea más corto y peor), aparentes hipogenitalismos, más riesgo en mujeres de alteraciones menstruales , acné e hirsutismo ( exceso de vello corporal en regiones típicamente masculinas) por hiperandrogenismo funcional ovárico (antes llamado ovario poliquístico),...

            - Sistema Inmune: Más riesgo de enfermedades autoinmunes y alergias varias, diversos estudios también relacionan una mala alimentación con mayor facilidad para sufrir infecciones varias y sobre todo para que estas tarden más en curar y/o se compliquen más.

              - Aparato locomotor: Dolores y deformidades de los miembros inferiores por el exceso de carga (esto es especialmente grave si se da desde niño cuando el cuerpo aún no está formado y está creciendo)... artrosis a la larga

          - Sistema excretor: Hiperfiltración renal, con mayor riesgo de cálculos renales y de esclerosis glomerular, a través de la diabetes insuficiencia renal  (la Diabetes tipo 2, la derivada de la obesidad, es hoy en día la principal causa de diálisis y transplante renal en nuestro país)

              - Sistema Reproductor: Falta de líbido, impotencia, hipertrofia de próstata...

              - Mayor riesgo de cáncer (sobre todo de mama, próstata, colon-recto...)

            - Daño de la retina (esto también a través de la Diabetes); hoy día la principal causa de ceguera e ingreso en la ONCE en nuestro país sigue siendo la Diabetes tipo 2 (la derivada - ¡insisto!- de la obesidad).

              Disculpas si se me olvida algo.

              Pues bien, lamento haberme puesto tan exhaustivamente pesimista pero los hechos son los hechos y las estadísticas las estadísticas... queda claro que no es sólo un tema de estética... No obstante, no nos engañemos. La estética, más a determinadas edades, en un mundo como el nuestro (en el que el culto al cuerpo es tan importante para todo y puede marcar la diferencia en todo) puede ser para el individuo afectado nada más y nada menos que lo más importante. Lo que lo influirá en su forma de ser y en sus compañías y lo marcará para siempre. A una niña obesa de entre 10 y 14 años, un mayor riesgo estadístico futuro de por ejemplo un posible cáncer de mama le es muy ajeno (por lejano); lo que ella sufre cada día es que comparada con casi todos los iconos de fama, popularidad y perfección en cine, TV, moda, deporte, etc... ella es una "apestada". Nos guste o no, aunque no debiera serlo, es así; vivimos en una sociedad que se complace en cebar a los niños desde pequeñitos, para luego machacarlos por haberse cebado cuando se asoman a la madurez... una sociedad hipócrita y cruel con los niños en ese sentido, sin ni siquiera advertirlo. En la TV a un anuncio de chucherias, galletitas o cerealitos azucarados y chocolateados dirigido al consumidor-niño le sigue inmediatamente otro de un suplemento para adelgazar milagroso dirigido al consumidor-adulto... sin que a nadie nos llame la atención ni nos parezca el colmo del sinsentido o del cinismo... le cobro por engordarle y luego le cobro por adelgazarle; negocio perfecto, amigos !!! Suma y sigue.


Siguiente entrada:  3- “La magnitud del problema en cuestión; el caso de EEUU y el modelo a no seguir”(segunda parte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada